Entre números (Dos Bocas no avanza)

El gobierno de la 4T está convencido de que el proyecto de la refinería de Dos Bocas será el que revitalice el sector energético nacional, regresándole a su vez, prosperidad, empleos y bienestar a todos los mexicanos. Sin embargo, la realidad es que esta obra ha dejado mucho qué desear: aún no ha generado las oportunidades de trabajo que se esperaban, especialmente para los tabasqueños; no están cumpliendo con las metas establecidas de costo y tiempo de construcción y, lo más preocupante, tampoco cumplen con el compromiso de total transparencia que mi paisano, el presidente López Obrador, exigió para la edificación de cualquier proyecto de infraestructura. El año pasado Pemex tuvo 80% de la obra pública federal, pero dado el lento avance de la refinería, los subejercicios se mantuvieron muy elevados.

El Economista  Pág. 021. Columna  Soraya Pérez

Ver Testigo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *