Doble negativa

Está difícil de entender, por ejemplo, que un país comunista comprenda la necesidad de colaborar con la inversión privada para explotar sus recursos naturales energéticos, pero el que México, nación democrática con apremiantes necesidades de enorme inversión, haya metido reversa cancelando la apertura energética, y ahora haya tomado el camino de aferrarse a los monopolios gubernamentales en el sector energético, manda la señal al mundo de que nuestro País no está abierto a la inversión privada en energéticos. Ello cuando la necesita, cuando le urge, ante un desplome en la producción petrolera y una creciente dependencia en las importaciones de gasolinas para mantener a flote nuestra magra economía, pero sobre todo, ante la imposibilidad de que Pemex.

Reforma  Pág. 010. Columna  Manuel J. Jáureghi

Ver Testigo

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *