Capitanes (Daños en Salamanca)

Las fallas que tuvo hace unos meses la refinería de Salamanca —e incluso su eventual paro de actividades a principios de año— se debieron a la inyección de crudo pesado, un tipo de petróleo para el cual no está diseñada. Esto ocurrió cuando estalló la estrategia contra el robo de combustible en el País y comenzaron a bajar los inventarios de gasolinas y diésel. Dicen que fue la misma Rocío Nalhe, Secretaria de Energía, quien dio la orden de mandar el crudo pesado, cuando la refinería está hecha para trabajar con crudo ligero. En su momento se supo que los equipos de esa refinería llamada “Antonio M. Amor” habían sufrido daños en algunas de sus plantas reformadoras, sin tener clara la razón.

Reforma  Pág. 03. Columna  Redacción

Ver Testigo

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *